Lazaretos

ÉPOCA DE LAZARETOS

 

El Puerto de Mahón ha albergado en tiempos pasados diversos Lazaretos, establecimientos algunos de ellos amurallados, con el único fin de mantener aislados convenientemente a los allí internados a cumplir cuarentena: los cuarentenarios.

Se comenzó con la antigua Consigna, muy próxima al antiguo Moll des Vapors, la Isleta de la Cuarentena, con un pequeño pabellón entre otros edificios de los que hoy tan sólo perdura el hangar o varadero cubierto destinado a acoger la chalana construida por los antiguos Talleres A. Parpal, para transportar el gasificador Clayton y la soberbia construcción del Lazareto de Mahón que todos conocemos, ubicada sobre la entonces península de Felipet.

Esa antigua península fue convertida en isla por los ingenieros militares para facilitar un paso seguro a sus medios de transporte ante fuertes tramuntanadas establecidas, que facilitaría el cambio popular de nombre a la antigua península de Felipet, por el de Isla del Lazareto que es como es conocida en la actualidad.

Además de estos centros, en circunstancias especiales, se crearon otros donde podía haber ocurrido un naufragio y ello lo aconsejara, como el de Fornells, tras el naufragio de un buque que portaba cueros en el punto que se conoce como Naufragi de sa sòla.

O para descongestionar la Isleta de la Cuarentena en casos extraordinarios o especiales, incapaz de dar cobijo a gran cantidad de cuarentenarios, la Isla d’en Colom, situada al través de Es Grau, unas millas mas al norte del puerto de Mahón. En ella se ubicó un lazareto provisional en dos ocasiones.

Vista aérea
Isleta de la Cuarentena (Grupo Fotos Antiguas de Menorca)

De todos ellos, el único que perdura en la actualidad es el conocido

VAPORES Y OTRAS EMBARCACIONES GUARDANDO CUARENTENA

Efectivamente, se estaba elaborando un reportaje para la revista del Club Marítimo de Mahón que trataría sobre el Lazareto y, sin apenas darnos cuenta, sobrepasamos todos los límites….

PORTADA DEL ESTUDIO PUBLICADO EN SU DÍA

Cuando se tiene que realizar un reportaje histórico, normalmente, son necesarias muchísimas gestiones, se consultan diversos apuntes y publicaciones sobre el tema; también, y de ser posible, se visita el enclave y, de tener éxito, se obtienen todo tipo de facilidades, pudiendo fotografiar y escudriñar todos sus rincones. En fin, se dan todos los alicientes para formar una perfecta composición del lugar y, a la hora de pasarlo al papel (actualmente ordenador), el autor se encuentra en una situación realmente privilegiada. Pero, lamentablemente, es muy normal que al llegar el momento de tener que ser publicado, cual es nuestro caso, un trabajo realizado durante muchos días (algunos, meses), se tiene que reducir por razones obvias de espacio en 6, 4 ó 3 folios solamente. Con todo el dolor del alma, ese impresionante material que se ha logrado reunir y tras no pocas gestiones hilvanar, queda depositado por un tiempo en el interior del ordenador, hasta que llega un momento en que se echa a la papelera.

ILMO. SR. DON FERNANDO RUBIÓ I TUDURÍ, COMODORO HONORARIO DEL CLUB MARÍTIMO DE MAHÓN Y PRIMER PRESIDENTE DE LA FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO

El trabajo, efectivamente, sí llegó a publicarse, como se ha citado y en ello tendría mucho que ver el que se cumpliera el 50 Aniversario de la Fundación del Club Marítimo de Mahón. Por un lado se quiso brindar un regalo a los socios de la veterana Entidad Sociodeportiva y por otro ofrecer un recuerdo de quien fuera Comodoro Honorario de la misma y Fundador y Primer Presidente de la Fundació Rubió Tudurí Andrómaco, don Fernando Rubió i Tudurí (+), por lo que en las personas de los presidentes de la primera, Luis Barca Mir y delegado de la segunda, Carlos Mir Orfila (+), se acordó la edición y entrega de la separata que, de forma digitalizada (aunque corregida y aumentada), con gran satisfacción reproducimos nuevamente.

El Real Lazareto del Puerto de Mahón

El Lazareto de Mahón es, hoy por hoy, todavía un perfecto desconocido para muchísimos mahoneses, para muchísimos más menorquines y, continuando con la extrapolación, también lo es para infinidad de españoles. El hecho de tratarse de un complejo sanitario tanto histórico como monumental, que ha formado parte activa en el pasado de nuestra isla, que tantísimas veces pasamos por delante de él sin saber que ocurrió tras aquellas murallas, sobre todo en el siglo XIX, y qué queda hoy de todo aquello, es motivo más que suficiente para volcar toda la información obtenida al papel y que, por lo menos en esta ocasión, no se pierda.

Nuestra singular y vasta construcción sanitaria protagonista se encuentra emplazada sobre una isla del interior del puerto de Maó, ese puerto que, además de su enorme belleza siempre loada por marinos de todos los mares del mundo, es un auténtico museo al aire libre por los grandes tesoros que alberga a lo largo de sus 3,5 millas de longitud: La Mola, el Castillo de Sant Felip, la Isla de sa Quarantena, la Isla del Hospital, la antigua Base Naval, Cementerios de ingleses, de franceses…

HOSPEDERÍA DE PRIMERA CLASE O “CUADRA FRANCESA”

Pues bien; casi a diario y durante el caluroso verano, en Cala Teulera fondean muchísimas embarcaciones y yates. Quizás entre ellas, puede que esté la suya. En esas mismas aguas, hace dos siglos, permanecieron fondeados muchísimos barcos de pequeño y mediano tonelaje expurgando, algunos con enfermos muy graves. Junto a la puerta de la muralla que les queda enfrente pintada de color verde, en ángulo, existía otra actualmente tapiada, pero fácilmente identificable por el arco que aparece dibujado… ésta sirvió para que muchos seres humanos entraran dentro del recinto y nunca más salieran de él. Por cierto, ellos continúan allí, detrás de la misma pared, exactamente donde comienza el canal de Alfonso XIII y desde el punto en que la muralla hace ángulo remontando la ladera, hacia Cala Teulera. Tras ella se encuentra el Cementerio y, desde ahí hasta la puerta, el recinto de la Apestada donde entraban los dasahuciados, los portadores del Cólera, de la Fiebre Amarilla y de la Peste, aquellas terribles y desconocidas enfermedades…

PERSPECTIVA DEL PORTALÓN PRINCIPAL DE ESTRADA

En los capítulos que siguen encontrarán toda la información que hemos logrado reunir sobre este centro, único en su época y que está solicitando a voces que se le rehabilite, que se le conserve, que no se descuide… porque no desea convertirse en lo que un día le ocurrió a otras construcciones que tiene muy cercanas: las existentes en Bloody Island (la Isla del Rey o Isla del Hospital, hoy felizmente en francas vías de recuperación merced a un grupo de verdaderos entusiastas) cuyas edificaciones de origen británico hubo un momento en que estuvieron en un tris de llegar a convertirse simplemente en triste leyenda…

Desde 2015 la monumental fortaleza sanitaria ha pasado a estar gestionada directamente por el Consell Insular de Menorca. El máximo organismo insular lo ha recepcionado con muy buenas intenciones en las que esperamos logren sus objetivos. De unas instalaciones para la cura de grandes enfermedades infecciosas, en que en muchas de sus dependencias reinaban el dolor y el sufrimiento, se ha proyectado pasar a un gran abanico de intenciones: conversión en centro de ocio, de hospedaje para estudiantes y participantes en diversos foros, de la investigación, de la cultura, museo, etc.

Con el cumplimiento de 200 años de su inauguración allá por el 1817 han transcurrido 200 años, y 100, desde que dejara de prestar servicio como centro sanitario. Con tal motivo, el Consell Insular de Menorca ha querido celebrarlo con todos los menorquines llevando a cabo la organización de diversos eventos que se prolongarían por espacio de una semana. El grupo de Facebook Fotos antiguas de Menorca presentó el documental “LAZARETO DE MAHÓN 200 AÑOS DESPUÉS…” que hace referencia a la primera fase de su funcionamiento, con la muestra de su situación actual en aras de rehabilitación.

ACCESOS DIRECTOS

*

– Aspectos generales y antecedentes

– Un nuevo lazareto en el Puerto de Mahón

La hora de la gran modernización

El Lazareto en la actualidad

Un lugar sórdido: La Apestada

– Epidemias en el Lazareto de Mahón

Los Cementerios del Lazareto

Reglamentos y Normas

Anécdotas y curiosidades

Fidelius, o la historia de una escultura

– De otras fuentes:

       – El Lazareto de Mahón (Dr. J. A. Palanca)

       – Dr. Claudio Delgado y otros investigadores (Dr. J. A. Palanca)

       – Del Cáliz de la Capilla (Dr. Aristoy)

       – De la Comunión a los Apestados) (Dr. Aristoy)

       – La historia del Drago (Dr. Aristoy)

A continuación se relacionan las obras a publicar referidas a este mismo tema. A medida que se encuentren disponibles, bastará con clicar el enlace correspondiente (en color) para proceder a su descarga.

Descarga tu libro:

LIBRO I     La Isla d’en Colom

LIBRO II   El Real Lazareto de Mahón

LIBRO III  La Pandemia de 1870

 

 

Anuncios